Nuestra alimentación en las ocasiones especiales

Este domingo mi bolita cumplió 2 años y, claro está, invitamos a la familia a comer para celebrarlo. Llenamos el salón de globos, guirnaldas y pompones. Teníamos ya la decoración navideña que da incluso más ambiente festivo. Abrimos regalos, reímos y comimos.

La comida era de una ocasión especial, el segundo cumpleaños de una niña. Mi niña. Así que lo esperable era una comilona a base de carne, alcohol para brindar y tarta de postre. Nada más lejos de la realidad. ¿Quieres conocer el menú?

Ya el año pasado optamos por hacer un menú que ella pudiera comer, puesto que es su día. Así que, aunque puede comer casi de todo, no había nada de fritos, embutidos ni dulces. Tarta de frutas alimentacion ocasiones especialesEste año hemos seguido la misma política. Hemos comido crema de calabaza y solomillo de pavo guisado, acompañado de agua. La tarta la hemos hecho, en ambas ocasiones, con piezas de fruta fresca. ¿Qué te parece? No es una comida muy fiestera, ¿no?

Prefiero hacerlo de esta manera por 2 razones:

  • Al ser su cumpleaños me parece mal poner una comida que no le vayamos a dar por no ser saludable, como una tarta.
  • Creo que el ejemplo es importante. Y nuestras acciones importan mucho. Sobre esto te quiero hablar hoy.

¿A qué me refiero con la importancia de nuestras acciones?

Estamos acostumbrados a oír y a decir que hay alimentos o bebidas que tomados en ocasiones especiales o de vez en cuando, no pasa nada. Dejando a un lado que muchas veces consideramos el “de vez en cuando” como una vez a la semana, y eso parece más bien asiduamente ¿no?. Creo que algo sí pasa, y es el ejemplo de conducta que damos.

¿Te has parado a pensar qué productos reservamos para esas ocasiones especiales? Suelen ser dulces, alcohol y refrescos. ¿Qué mensaje estamos mandando? Que son alimentos que debemos comer en los momentos de celebración. No celebramos con verduras, fruta y agua porque es aburrido. Celebramos con asados, vino y pastel de postre. Le damos un tono de productos divertidos, especiales y exclusivos que no deberían tener.

alimentacion ocasiones especiales

¿Qué harán con lo aprendido? Reproducirlo.

Si nuestros peques crecen viendo que en los momentos de fiesta, celebración y ocio es cuando se saca el alcohol, refrescos y otros productos insanos. Cuando sean adolescentes y se vayan de fiesta ¿qué harán? Lo que han visto siempre: beber alcohol, refrescos y comer productos insanos.

Quieren ser mayores y hacer lo mismo que nosotros. Quieren los alimentos divertidos. Los de los días especiales. Los de los adultos. Es lo que han visto y han aprendido.

Sin embargo nosotros queremos que coman verdura, fruta y beban agua. Que además es muy rica en nutrientes y les hará crecer sanos y fuertes. Pero esa es la comida simplona, de un día normal y corriente. Y claro, ellos quieren ser especiales. Quieren comer dulces, beber refrescos  y comer carne.

¿Solo en ocasiones especiales?

No quiero decir con esto que entonces bebamos refrescos y alcohol todos los días para que eso sea lo normal y así no lo asocien a lo divertido. Todo lo contrario. Lo que quiero decir es que no hay un día bueno para tomar estos productos innecesarios, así que el mejor ejemplo es… no tomarlos ningún día.

Ya sé, hablar es fácil. Hay que darse algún capricho, por un día no pasa nada y todas esas cosas. Claro que las vamos a tomar. Pero no tiene porque ser un día especial, ni hay que tomarlos en todos los días especiales. Es decir, no hay una norma, hoy celebramos tal cosa así que toca refresco, alcohol y comilona.

Todo esto vale también para la cerveza y el vino. Por mucho que nos hayan hecho creer que una copita al día es buena para el corazón, es eso, una creencia. La evidencia muestra que el alcohol en todas sus formas y graduaciones es malo.

Seamos realistas

alimentacion ocasiones especiales

Segurmente estés pensando que soy una flipada, ¿verdad? Puede que tengas razón. Pero también soy realista. Mi hija no vive en una burbuja, ni lo pretendo. Imagino que al año que viene me pedirá galletas, patatas y zumos porque los verá a otros niños del colegio. Pero espero que si ella no los ve a diario entienda que no son una comida habitual.

De hecho mi dieta no es, ni por asomo, el ejemplo a seguir. Ha mejorado mucho desde que nació la bolita, pero le queda mucho muchísimo por mejorar. Pero me gusta plantearme estas cosas para darme cuenta de que todo lo que hacemos tiene importancia. Mucha más de la que pensamos.

Hoy solo quiero hacer eso, una reflexión. Sé que tenemos tradiciones, hábitos y costumbres difíciles de cambiar, pero está bien pensar en ellos y en lo que suponen, ¿no crees?

No sé si lo hago bien o mal. Tambien sé que no voy a cambiar la forma en la que actúa la sociedad. Sólo quiero intentar hacer una reflexión sobre nuestras acciones y lo que éstas implican.

¿Crees que estoy equivocada? ¿Soy una exagerada? Si tienes otra forma de verlo estoy encantada de leer tu comentario.

Comparte esto:

checklist porteo seguro portabebes

Únete al Club BabyConsulting y disfruta de tu maternidad. Suscríbete al blog y entérate de todo lo que tengo preparado para ti.