9 razones por las que las familias eligen el BLW

Hay muchas razones para querer que nuestros bebés coman desde el principio alimentos reales. Los que se van a encontrar en su día a día. No preparados de polvos que viene en cajas de cartón, que siempre tienen la misma textura y que están cargados de azúcar.

Cada familia tendrá sus razones propias. Algunas lo harán para respetar los ritmos del bebé. Otras porque les han dicho que así comen de todo de mayores. Otras porque lo han conocido en otros niños y les ha gustado la idea. Hay tantas razones como familias, pero voy a intentar resumir las principales, las que me encuentro cada día asesorando a familias en el BLW.

¿No sabes si el BLW es para ti? Espero que entre estas razones encuentres la tuya y empieces a aplicarlo con tu bebé.

Es lo natural

En el fondo creo que es la principal de todas las familias. Puede que al principio seamos un poco reacias, porque es algo nuevo y poco habitual. Ser diferente y hacer las cosas de forma distinta no siempre es fácil. Así que muchas veces nos entran dudas ¿será seguro? ¿estará bien alimentado? ¿comerá suficiente?

Pero a nada que pensamos un poco nos damos cuenta de que las papillas no son “el método de toda la vida”. Puede que de la nuestra sí, pero desde luego no de la vida de la humanidad ¿verdad?

El método de toda la vida es comer de lo que comían nuestros padres, que se preocupaban por ablandar los alimentos más duros. Esto también lo vemos en otros animales de la naturaleza, que mastican el alimento antes de dárselo a sus retoños para facilitarles el proceso.

Es lo mismo que hacemos nosotras con el BLW, dar a nuestros hijos e hijas nuestra comida adaptada a su nivel de desarrollo.

Además para los bebés también es instintivo porque llevamos toda la historia haciéndolo. Está en nuestro ADN. Cuando le das a un bebé su primer trozo de comida no tienes que explicarle mucho, él solo averigua lo que tiene que hacer. Igual que un bebé sabe llegar a la teta de su madre y engancharse nada más nacer. Es el instinto.

niña frambuesas BLW

Control del apetito

Los bebés saben perfectamente la cantidad de comida que necesitan. Por eso la lactancia es a demanda. Porque ellos saben perfectamente cuándo, cuánto y cómo necesitan comer.

Si confiamos en nuestros bebés recién nacidos para controlar su alimentación, ¿cómo no vamos a hacerlo a partir de los 6 meses?

Dejando que el bebé decida la cantidad de comida que toma puedes estar segura de que ha comido lo que necesita. Ni mucho ni poco.

Pero recuerda, para poder hacerlo es importante que los alimentos que le ofreces sean saludables. Esto garantiza que sus sensaciones de  hambre y saciedad son reales y no que quiere más porque está muy dulce, como las galletas por ejemplo.

Recuerda que los alimentos ultraprocesados están diseñados para gustarnos y que los sigamos comprando. No aportan nada bueno nutricionalmente hablando, y sí muchas calorías vacias, grasas refinadas y azúcar, así que mejor no dárselos a probar a los niños. Al final los descubrirán pero mejor si no están habituados a verlos en casa.

Valor nutricional

Siempre digo que lo principal en el BLW es el aprendizaje, no la alimentación. Es una alimentación complementaria, el alimento principal el primer año de vida de un bebé es la leche materna, o la leche de fórmula. Sin embargo es mucho más adecuado que las típicas papillas.

Con el BLW el bebé está comiendo el alimento completo, lo que quiere decir que si da un bocado de una zanahoria está comiendo lo mismo que si come 3 ó 4 cucharadas de papilla de zanahoria, porque está diluida en agua.

Aquí tienes una razón extra para no preocuparte tanto por las cantidades que come tu bebé. O para dejar de preocuparte porque el vecino se toma una papilla entera de 200 ml y tu bebé solo da un bocado. Aunque esto nunca debes compararlo, porque cada niño es un mundo.

niña platano BLW

Ahorrar tiempo, esfuerzo y dinero

Para mí ésta es la razón principal. No tienes que hacer comidas distintas, comprar productos especiales ni llevar potitos en el bolso para comer fuera de casa. 

Simplemente adapta tu comida para que tu bebé pueda comerla.

Nunca he calculado el gasto que suponen las papillas y los potitos pero estoy segura de que es mucho más barata una pera para merendar que un potito de frutas. O un puñado de arroz añadido a la cazuela a una papilla de cereales sin gluten. Y desde luego mucho más fácil de preparar.

Lo mismo con el ahorro del tiempo y la comodidad que supone.

Y si no tienes nada preparado para tu bebé aquí tienes varios alimentos recurrentes que te sacarán de un apuro.

 

Desarrollo de habilidades

El BLW no es solo alimento. De hecho esa es la parte menos importante. La principal es el aprendizaje.

Gracias al BLW, al permitir a tu bebé manosear la comida le das la oportunidad de desarrollar muchas habilidades de forma divertida, eficaz y útil.

Por ejemplo, hacer la pinza. Un ejercicio de motricidad fina para cuyo desarrollo puedes encontrar muchas actividades en la web. ¿No crees que es más fácil permitir a tu bebé que coma sus garbanzos con la mano? No tienes que preparar ninguna actividad especial y además está aprendiendo de forma efectiva, la pinza le sirve para comer los garbanzos.

Y ésta es solo una de las habilidades que puede desarrollar tu bebé mientras come. También coordina la mano para llevar la comida a la boca (y no a la nariz), aplica la presión adecuada para sujetar el alimento sin que se caiga ni chafarlo, aprende a usar los cubiertos, el vaso y un sinfín de cosas más. ¿No es fantástico?

pinza garbanzos BLW

Descubrimiento

Con el BLW dejamos a los bebés explorar, tocar y probar. En todo ese proceso usan sus 5 sentidos para descubrir un sinfín de características nuevas.

Descubren sabores, olores y texturas nuevas. Dulce, salado, frío, caliente, firme, blando y un largo etcétera de sensaciones nuevas para tu bebé.

No hay un ejercicio más fácil y completo para conocer el mundo que le rodea y los alimentos con los que va a convivir el resto de su vida.

 

Salud familiar

Al darle al bebé la misma comida que come el resto de la familia nos preocupamos más de que nuestra alimentación sea correcta.

Dar buen ejemplo y que nuestro bebe coma alimentos saludables es el mejor incentivo para mejorar la alimentación familiar. Así que puedes aprovechar este momento para elegir alimentos más adecuados para el bebé  y el resto de la familia.

A veces no hay que hacer grandes esfuerzos, simplemente basta con eliminar los malos hábitos. Como dejar de beber refrescos en las comidas, cambiar la guarnición de patatas fritas por unos pimientos u otro vegetal o cambiar las galletas de desayuno por un alimento real y saludable.

Esta mejoría en la alimentación va a repercutir inevitablemente en la buena salud de toda la familia.  Y ayudará a que tu hijo o hija tenga una alimentación más saludable en el futuro.

niña manzana BLW

 

Ambiente agradable

Al estar en la mesa con toda la familia el bebé se siente parte de ella y es más feliz. No hay que darle su comida antes o después, porque él o ella va comiendo a la vez que el resto.

Además no tenemos esa presión porque se termine la ración de papilla o el potito entero. Su alimento principal es la leche materna o de fórmula y el resto es complementario. Así que puedes dedicarte a disfrutar de ver a tu bebé descubrir cosas nuevas y pronto le verás comer sin mancharse. La relación familiar en el rato de la comida será más agradable.

No tener esa presión nos ayuda a disfrutar del momento, lo que hará que la relación de nuestro bebé con la comida sea buena. Cuando obligamos a comer a un niño o una niña convertimos el momento de la comida en algo desagradable y puede tener consecuencias negativas en el futuro.

Bebé protagonista

Otra gran razón para elegir el BLW. Dar protagonismo a nuestro bebé y hacerle sentir respetado.

Con el BLW dejamos que el bebé coja, decida y elija lo que quiere. ¿En qué otra ocasión tiene tanto poder un niño? Prácticamente nunca. El resto del tiempo lo hacen todo según nuestras necesidades. Se duermen y se levantan cuando les decimos, visten la ropa que les compramos y juegan con los juguetes que nosotros elegimos.

Hasta la comida la hemos elegido y cocinado como nosotros queremos, pero darles ese mínimo margen para elegir y decidir es para ellos un mundo en el que son el protagonista y sus opiniones son valoradas.

Gracias a ese ratito de decidir le estamos mostrando respeto. El niño aprende que su opinión es importante. Sus gustos y sus decisiones son respetadas. No quiero plátano y quiero pera. Quiero un bocado o quiero cinco. Él o ella decide y nosotros lo respetamos.

Desde luego ver comer a un niño por si mismo es maravilloso. Nos hace darnos cuenta de que son capaces de muchísimas cosas si les dejamos.

Y tú ¿tienes alguna otra razón para practicar el BLW? Si es así déjala en comentarios.

Recuerda que si necesitas asesoramiento en tu proceso de alimentación complementaria puedes solicitar tu asesoría de BLW aquí.

 

Comparte esto:

checklist porteo seguro portabebes

Únete al Club BabyConsulting y disfruta de tu maternidad. Suscríbete al blog y entérate de todo lo que tengo preparado para ti.