Cómo lavar y cuidar tu portabebés

Una de las cosas de las que se habla poco en porteo porque es la “trastienda”, es el cómo lavar y cuidar los portabebés.

Parece algo trivial, todos sabemos lavar la ropa y un portabebés no tiene porque ser distinto. Pero la verdad es que son tejidos delicados que queremos que nos duren mucho tiempo, así que debemos cuidarlos como se merecen.

Es verdad que el lavado no es muy diferente al del resto de la ropa de tu bebé. Aunque si hay algunas recomendaciones a tener en cuenta según el tipo de portabebés para que se mantengan en buen estado más tiempo.

¿Cuándo lavar un portabebé?

La primera vez que debes lavar un portabebés es en cuanto entre en tu casa. Seguro que has leído que tienes que lavar la ropa de tu bebé antes de ponérsela para quitarle el polvo que pueda llevar de las fábricas, almacenes y tiendas. A los portabebés también hay que quitarles ese polvo.

Lo sé, lo primero que quieres hacer cuando ese portabebés que has tardado tanto en elegir y que llevas esperando días es usarlo, pero no. Lo primero que debes hacer es lavarlo, antes de estrenarlo. Te prometo que merecerá la pena.

Luego debes lavarlo cuando que esté sucio. Es algo que puede pasar con relativa frecuencia. Los bebés chupan los portabebés, regurgitan la leche y babean. Y cuando empiezan a comer tienen otros materiales con los que manchar el portabebés.

No es necesario lavarlo con la misma frecuencia que una prenda de ropa, cada uso o cada X usos. No hace falta un lavado “regular” como a unas toallas. Simplemente cuando veas que está manchado límpialo  y sigue disfrutando del porteo.

¿Por qué lavar un portabebé nuevo?

Como te decía, igual que la ropa de tu bebé, el portabebés debes lavarlo por la propia limpieza. Los portabebés están en fábricas, almacenes, camiones y tiendas en las que, aunque estén empaquetados, cogen polvo, residuos y suciedad. No quieres que esa suciedad llegue a la delicada piel de tu bebé ¿verdad? Va a estar envuelto por esa tela y la va a chupar. Hay que limpiarlo.

Si además es un portabebés de tejido de fular hay que lavarlo por otra razón, el tejido y las costuras deben asentarse. Tiene que mojarse y adquirir su medida final. Que se asiente el tejido es importante para que el portabebés esté al 100% para un buen uso y ajuste.

Además ya sabes que los fulares tejidos son algo tiesos al principio y requieren algo de doma para que estén blanditos. Lavarlos y plancharlos es una buena forma de empezar a domarlos.

Y también hay que lavarlos para que suelten el exceso de color. Lo que se conoce como el sangrado. Si un tejido tiene exceso de color, de tinte, al lavarlo se va y se queda con la cantidad adecuada. Si no lo lavas antes de estrenarlo puede perder ese exceso de color en otro momento. Durante su uso, o mientras está guardado, manchando el propio portabebés u otras prendas con las que esté en contacto, estropeándolas.

Por último, fíjate en las instrucciones de tu portabebés. Si está indicado que debes lavarlo antes del primer uso, y no lo haces, puedes tener problemas con la garantía de ese portabebé. Porque el fallo que puedas tener con el portabebés puede venir derivado de no haberlo lavado.

pre y post lavado pañuelo portabebe

El antes y el después del primer lavado de un fular. Las fibras se han asentado y tienen su tamaño final. ¿Ves la diferencia? – Foto cedida por @mami_gafapasta 

¿Cómo lavar un portabebé?

Como con cualquier otra prenda debes seguir las recomendaciones del fabricante. La mayoría de los portabebés puedes lavarlos en la lavadora con tu detergente habitual.

Si usas un detergente especial para la ropa de tu bebé puedes usarlo también para lavar tus portabebés. Al fin y al cabo el portabebés va a estar en contacto con tu bebé, si usas un jabón especial para su ropa úsalo también para su portabebés.

Sobre todo, nunca le pongas suavizante a un portabebés. Y amplío mi recomendación a toda la ropa de tu bebé, o incluso a tu ropa en general. El suavizante no se aclara en el lavado, para que mantenga el perfume en la ropa. Así que el producto se queda en la tela, en contacto con tu piel y la de tu bebé.

Por supuesto, tampoco nada de lejías ni otros productos abrasivos que puedan dañar el tejido o los colores de tu portabebés.

lavar portabebe

Lavado

Como te decía debes seguir las instrucciones de lavado del fabricante. En la etiqueta te indicará la temperatura máxima de lavado, revoluciones de centrifugado, etc. Como en cualquier prenda de ropa, vamos.

Normalmente casi todos los portabebés admiten lavado en lavadora, en programa lavado a mano o delicado. En agua fría o a una temperatura máxima de 30 grados. Con muy poco jabón y con el centrifugado a bajas revoluciones.

Mete tu portabebés en una bolsa de lavar, la típica de malla. Eso lo protege de roces y enganchones con el tambor de la lavadora. Si no tienes una bolsa de lavar puedes usar la funda de una almohada.

Los fulares y mei tais son portabebés compuestos en su totalidad por tela, fíjate que quede bien extendida dentro de la funda para que se lave correctamente. Es decir, no lo metas hecho una bola porque habrá zonas que no se laven bien.

Las anillas de las bandoleras se golpean con el tambor de la lavadora, protégelas cubriéndolas con un pañuelo o un calcetín.

Los broches de las mochilas pueden romperse al golpearse, para evitarlo ciérralos antes de meter la mochila a la lavadora.

Si hay alguna mancha persistente es preferible que la laves a mano antes de meter el portabebés en la lavadora. Así no hace falta que subas la temperatura del lavado o eches más jabón del necesario para que se limpie del todo.

proteger portabebe lavado

Protege las anillas de la bandolera con un calcetín o enrollando un pañuelo alrededor. Cierra los broches de la mochila. Así los proteges de los golpes contra la lavadora. 

Secado

Sigue las indicaciones del fabricante también en cuanto al secado del portabebés, sobre todo si vas a usar secadora. Es mejor que seque al aire pero si la utilizas que sea a la temperatura mas baja posible.

Lo ideal es secar el portabebés al aire libre, bien extendido y a la sombra.  El sol se come el color de los tejidos, así que mejor evitarlo al secar tu portabebés.

Si tu portabebés es de algún tejido delicado o tiene acolchados, ponlo a secar en horizontal. Los tejidos como la lana o la seda no deben centrifugarse ni colgarse para secarse. Y los acolchados absorben mucha agua y pesan mucho, por lo que al tenderlos tumbados protegemos el portabebés.

plancha portabebe

Planchado

Cuando tu portabebés ya esté seco, o casi, debes plancharlo. Si no lo haces se quedaran unas arrugas, propias del lavado, que se irán marcando más y más en cada lavado. Al plancharlas las quitamos y evitamos que se acentúen.

Como en todo el proceso, sigue las indicaciones del fabricante. Y, ante la duda, usa siempre temperaturas bajas para proteger el tejido.

En las mochilas solo podemos planchar el panel, como mucho, nunca los tirantes ni cinturón. En un mei tai y bandolera, debemos planchar todo lo que podamos sin marcar la zona de los pliegues. Y un fular lo planchamos por completo.

El planchado también ayuda a la doma del portabebés, sobre todo en tejidos como el cañamo o el lino.

Más vale prevenir que curar

Como te decía al principio, hay que lavar los portabebés, pero no excesivamente. No podemos prever las manchas que va a tener el portabebés, pero hay algunas que son bastante habituales. Como las babas en los tirantes de las mochilas, que a los bebés les encanta morder, y la cola de los fulares largos cuando arrastran por el suelo.

En el caso de las mochilas puedes encontrar unos protectores para la zona del tirante donde muerde el bebé, así lavas solamente el protector y no toda la mochila. También puedes poner una toallita enrollada, una muselina o una bandana/babero.

Los fulares y mei tais son telas muy largas, que suelen arrastrar por el suelo. Aunque la zona que arrastra no está en contacto con el bebé, porque es la zona final, con la que anudamos, es preferible tener cuidado de en qué suelos la ponemos.

Si tu portabebés tiene una mancha muy concreta en una zona bien accesible puedes lavar a mano esa mancha, sin tener que lavar todo el portabebés.

Lleva tu portabebés en una bolsa para evitar que se vaya rozando y pueda mancharse. Hay portabebés que ya traen su propia bolsa de transporte al comprarlo, tiendas que te dan una cuando compras un portabebés o puedes hacerte con una propia. Lo importante es que no vaya rozando con todo si lo llevamos de casa al coche, al carro, al bolso, a la bolsa del carro y demás traslados.

Recapitulando

  1. Lava el portabebé antes de estrenarlo, en cuanto lo tengas en tus manos.
  2. Lo mejor es evitar el lavado excesivo. Usa fundas para guardarlos o protectores de tirantes.
  3. Si hay una mancha importante trátala antes del lavado.
  4. Usa el jabón habitual de la ropa de tu bebé. En poca cantidad.
  5. Sin suavizante, lejías u otros aditivos.
  6. Cierra los broches de las mochilas. Protege las anillas de la bandolera. Mete el portabebés en una red de lavado o en una funda de almohada.
  7. Lávalo en programa “a mano” o delicado, con agua fría y centrifugado suave.
  8. Sécalo a la sombra, bien extendido y, si puedes, en horizontal.
  9. Plánchalo para eliminar las arrugas que se hacen en el lavado.
  10. Sigue siempre las indicaciones del fabricante. Sobre todo si el tejido es de algún material delicado.

como y lavar cuidar portabebe

Revisa tu portabebés después de cada lavado para comprobar que sigue en buen estado. Revisa las costuras, boches y posibles enganchones en la tela.

Si vas a tardar en usar el portabebés guárdalo lavado y bien plegado. Y si lo vas a guardar hasta que lo hereden tus nietos lávalo, no lo planches y no lo pliegues demasiado. Cada cierto tiempo sácalo, pliégalo  de forma distinta y vuelve a guardarlo. Es el mismo proceso que si guardas un mantón de tu abuela, o alguna otra prenda que está guardada mucho tiempo.

Con todos estos consejos espero que tus portabebés duren todo el tiempo que portees a tus hijos y que puedan incluso heredarlos para que los usen ellos con tus nietos. Para que luego digas que los portabebés son caros 😜

Si tienes dudas sobre porteo escríbeme para solicitar una asesoría personalizada.

Comparte esto:

checklist porteo seguro portabebes

Únete al Club BabyConsulting y disfruta de tu maternidad. Suscríbete al blog y entérate de todo lo que tengo preparado para ti.