Empezamos por el principio: PORTEO SEGURO

Los principios no son iguales para todo el mundo.

A la hora de portear habrá quien conozca los portabebés y tenga muy claro cuál buscar. Habrá quien nunca haya oído la palabra porteo o portabebés y solo le suenen las mochilas que venden en algunas tiendas de puericultura.

Unos buscarán comodidad y poder hacer otras cosas como atender a otros hijos, hacer la compra o ir al campo, y otros querrán estar todo el día pegaditos a sus bebes para sentirles, olerles y abrazarles.

Sea cual sea tu caso quiero darte unas claves acerca de algo que debemos tener en cuenta siempre antes de portear. Independientemente del portabebés que usemos, el rato que vayamos a usarlo y para qué vayamos a usarlo. Esto es el porteo seguro, y para llevarlo a cabo hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones.

Porteo seguro: las claves

Al hablar de porteo se suele oir hablar de porteo y portabebés ergonómicos. Esto es importante pero lo principal es que el porteo sea seguro. Un portabebés no hace que el porteo sea correcto o incorrecto. Es el uso que hagamos de ese portabebés el que hace que porteemos de forma segura o insegura.

Vamos a ver como, en resumen, una posición correcta y una tensión adecuada son las claves para un porteo seguro.

Voy a explicarte un poco más en detalle en qué consisten y cómo conseguir estas claves.

Vías respiratorias despejadas

Desde luego el primer punto a tener en cuenta, sin este no se cumple todo lo demás es indiferente.

La traquea del bebé es un tubo muy blandito que si se dobla dejará de recibir aire en los pulmones. ¿Has doblado una manguera alguna vez? Cuando lo haces deja de pasar el agua. Pues con el aire que circula por la traquea del bebé ocurre lo mismo.

Además si el bebé es muy pequeño no será capaz de moverse para cambiar esa postura. Eres tú, o la persona que portea, quien debe garantizar que esto no ocurra.

¿Cómo conseguirlo?vias respiratorias despejadas

  • Visibles: debes poder ver en todo momento las vías respiratorias de tu bebé. Sobre todo si es un bebé pequeño o un recién nacido.
  • Despejadas: sus vías respiratorias deben estar despejadas para que nada dificulte su respiración. Es decir, nada debe tapar su nariz o su boca impidiendo la circulación del aire.
  • Barbilla separada del pecho: la barbilla del bebé no debe tocar su pecho. Si ocurre podría producirse una asfixia postural.

Una vez colocado el bebé verifica que mantiene su posición. Si empiezas muy bien pero el bebé no está bien sujeto y su espalda se redondea en exceso puede llegar un punto en el que la barbilla toque con el esternón. Esto puede llegar a producir asfixia por obstrucción de las vías respiratorias.

Es importante entonces dar buena tensión al portabebés, para que la espalda y la cabeza se mantengan bien sujetas en la posición correcta en que has colocado al bebé inicialmente.

Pelvis basculada

La postura correcta para portear a un bebé es la conocida como postura “ranita” en la que el bebé tiene las rodillas más altas que el culo y la espalda está redondeada en forma de “C”. Esta posición respeta la postura fisiológica de los bebés.

  • Espalda en C: la espalda de los bebés, sobre los recién nacidos, tiene forma de C. Cuando la musculatura de su espalda se desarrolla y empiezan a sentarse y ponerse en pie está posición va cambiando hasta llegar a la S que tenemos los adultos.
  • Piernas en M: es decir, con las rodillas más altas que el culo. Así conseguimos que la pelvis esté en una posición neutra y permitimos un buen desarrollo de la cadera.

posicion ergonomica porteo seguro

Para conseguir esta postura de manera sencilla y correcta hay que bascular la pelvis del bebé hacia delante. La parte del bebé que debe tocar con tu cuerpo es el periné, no la barriga ni el pubis.  Al bascular su pelvis las rodillas subirán y la espalda se redondeará, todo de forma natural, sin forzar la postura del bebé.

Además de ser la postura fisiológica del bebé, esta posición es mucho más cómoda. ¿Tú prefieres sentarte en una silla o en un taburete con las piernas colgando?

Mirando hacia el adulto

Esta recomendación va ligada a la anterior ya que para conseguir la postura “ranita” es necesario que el bebé vaya mirando hacia el adulto, hacia ti, no hacia afuera.

Hacia afuera no es posible que el bebé adopte su postura fisiológica. No estamos haciendo un porteo ni seguro ni ergonómico.

Si llevas a tu bebé así estará expuesto a demasiados estímulos y su peso tirará de ti hacia delante, por lo que irás más incómoda.

Buen asiento

Para mantener la postura ranita con las piernas formando una “M”, es decir las rodillas más altas que el culo, debes hacer un buen asiento. Para eso debes llegar con la tela del portabebé de una rodilla a la otra del bebé y meter tela entre el bebé y tú.

Esto también ayuda a bascular la pelvis y conseguir la postura fisiológica adecuada para el porteo.

Este asiento debe estar bien ajustado. Si queda flojo  el bebé se irá escurriendo por su propio peso. Al principio le caerán las piernas y dejará de mantener la posición adecuada. Así que ya no estaremos practicando un porteo ergonómico ni seguro. El bebé quedará colgando de los genitales, no bien sentado.

Si tu portabebés tiene el asiento preformado, como una mochila, también debe llegarle de corva a corva. Si no lo hace es porque le ha quedado pequeña, por lo que deberías cambiarla si vas a portear asiduamente.

Tensión adecuada

Una vez conseguido todo lo anterior, que es muy fácil ¡no te asustes! Deberás mantenerlo durante todo el rato que dure el porteo para que siga siendo seguro. Como hemos ido viendo si el portabebés está flojo y no sujeta correctamente al bebé se irá escurriendo, y no estará en la posición ni altura adecuadas en las que le habíamos colocado. El porteo ya no será seguro ni ergonómico.

La clave está en dar un buen ajuste para mantener la postura conseguida y que el bebé quede pegadito a ti. Si está muy flojo el bebé puede llegar a escurrirse y caerse del portabebés, así que la tela debe estar tensa en todo el portabebés.

¿Cuál es la tensión adecuada?

El portabebés debe sostener con firmeza el cuerpo del bebé, pero sin apretar.

¿Cómo sé cuál es la tensión correcta?  Puedes meter el dedo entre el portabebés y tú y comprobar cómo de floja/ajustada está la tela:

  • Flojo: el dedo entra y sale con mucha facilidad e incluso puedo sacar tela del portabebés. Sigue ajustando y tensando el portabebés.
  • Apretado: no puedes meter el dedo es que está demasiado apretado, puedes aflojar un poco.
  • Tensión correcta: si el dedo entra y queda sujeto la tensión es correcta, si  y si no puedes meter el dedo es que está demasiado apretado, pero tranquila, esto no suele pasar ya que pecamos de “flojez”.

Otra prueba que puedes hacer es inclinarte hacia delante y comprobar que el bebé no se separa de tu cuerpo.

Si no has conseguido una buena tensión a la primera no te preocupes, rectifica y tensa más la tela (o afloja) según tus necesidades.

Además de mantener la postura del bebé, llevando al bebé bien pegado a ti irás más cómoda. Tu centro de gravedad no se modificará y no te desequilibrarás con el peso.

Recuerda atar con un nudo doble el portabebés al finalizar para que esa tensión no se pierda. O abrochar bien las hebillas de tu portabebés.

Altura correctaa la altura de los besos

La altura a la que coloques al bebé es muy importante para la seguridad del porteo. Si el bebé no va a la altura correcta tu centro de gravedad se ve descompensado, lo que puede provocar que te desequilibres o te caigas. Además puede impedirte la visibilidad y hacer que tropieces o te caigas.

La altura correcta es conocida como “altura de los besos”. El bebé debe quedar a una distancia en la que puedas darle un beso con comodidad, sin tener que doblarte en exceso, pero no le puedas dar accidentalmente con la barbilla.

Cuando tu bebé crezca su cabeza quedará más arriba y te invadirá el campo de visión. Es el momento de empezar a portear a la cadera o a la espalda. Para la seguridad de ambos y evitar tropiezos y caídas.

¡A portear de forma segura!

¿Qué te ha parecido para empezar? ¿Te habías parado a pensar en esto? Son recomendaciones lógicas que tenemos en cuenta siempre que cogemos a nuestros bebés en brazos, aunque no nos paremos a pensarlas.

No está de más recordarlas. He querido empezar con ellas para que sean la base sobre la que sigas descubriendo, aprendiendo y dominando el (maravilloso) mundo del porteo. En los próximos días iremos viendo trucos para seguir estas recomendaciones de forma eficaz y aprender a portear a nuestros niños de forma fácil, cómoda y segura.

Si te ha sido útil cuéntamelo y comparte para poder ayudar a otras familias. Compartir es vivir.

¿Porteas de forma segura a tu bebé? Suscríbete al blog aquí abajo y recibirás una checklist para comprobarlo de sencilla.

 

Comparte esto:

checklist porteo seguro portabebes

Únete al Club BabyConsulting y disfruta de tu maternidad. Suscríbete al blog y entérate de todo lo que tengo preparado para ti.