Conociendo portabebés V – Mochila, qué es y cómo se usa.

Hoy te voy a hablar del que es, seguramente, el portabebés más conocido. El que más fácilmente podemos encontrar en tiendas de puericultura, las mochilas portabebés.

El problema es que no todas las mochilas que encontramos en estas tiendas son ergonómicas. Muchas no respetan la posición fisiologica del bebé ni permiten un buen ajuste al porteador.  Esto hace que pronto se deje de portear porque no es confortable.

Con una buena mochila, que respete las indicaciones del porteo seguro, iréis cómodos y podréis portear hasta que el cuerpo aguante. Veamos las opciones adecuadas.

¿Qué es una mochila ergonómica?

El diseño las mochilas ergonómicas es muy similar al del mei tai. Podríamos decir que la mochila portabebés es un un mei tai actualizado o modernizado. Consta también de un panel, unas tiras que hacen de cinturón y unas tiras que hacen de tirantes.

La principal diferencia es que en la mochila no necesitamos anudar esas tiras sino que las cerramos con unos broches.  Incluso, en el caso de los tirantes, pueden venir cerradas y simplemente tenemos que ajustar el tamaño a nuestro cuerpo tirando de unas correas.

Las mochilas pueden usarse delante y a la espalda, y si los tirantes se sueltan también podemos usarla a la cadera, aunque no es lo más confortable.

¿Cuándo puedo usarla?

No puedo especificar una edad de uso, porque depende del modelo de mochila. Luego te hablo de ellas según la edad nivel de desarrollo para la que son adecuadas.

Todas las mochilas tienen una especificación de peso máximo para el que están homologadas. Esto no quiere decir que puedas usarla siempre y cuando tu bebé pese menos. Igual que en las sillitas de coche, hay un límite máximo de peso pero también hay que tener en cuenta la altura del peque. No sólo debemos guiarnos por una variable.

¿En qué debes fijarte?

Para saber si es de su tamaño comprueba que el ancho del panel llegue de corva a corva del bebé. Si no lo hace el bebé dejará de mantener la posición fisiológica y la mochila no será tan cómoda, ni para el bebé ni para el adulto.

Hay muchas mochilas que tienen sistemas para poder agrandar la base del panel y prolongar así su vida útil. También puedes hacerte con una mochila más adecuada al tamaño actual de tu bebé/niñ@ si haces un porteo intensivo.

¿Qué aporta una mochila portabebés?

La rapidez de uso y aprendizaje hace que las mochilas sean un portabebés que gusta mucho a las familias que se inician en el porteo. Con una mochila “simplemente” tenemos que colocar al bebé, abrochar y ajustar las correas y las hebillas.mochila portabebe

Además esos broches hacen algo que no podemos hacer al anudar la tela de un mei tai o un fular. Es ese ruidito que nos dice que está cerrado, que está sujeto. Ese “click” que nos da a los padres y madres la seguridad de que nuestro bebé va bien sujeto. Al fular le puedes hacer 20 nudos, pero no hace “click” 😜

En mi experiencia he de decir que las mochilas suelen ser sobre todo son las favoritas de los papás (hombres) que no son muy amigos de las telas largas y los anudados. Las mujeres solemos animarnos a probar otras cosas.

Tipos de mochilas ergonómicas

Como te decía, en el mercado hay una amplia oferta de mochilas ergonómicas. Afortunadamente cada día más. Normalmente su principal diferencia es el panel dónde va sentado el bebé.

Las características del panel nos indican la edad a partir de la cuál podemos utilizar la mochila. Más concretamente el nivel de desarrollo a partir del cuál la podemos utilizar. Ya sabes que los bebés no hacen todo a la misma edad, así que debemos guiarnos por su desarrollo, no por su edad.

Emeibaby – Desde recién nacido.mochila portabebe emeibaby

La emeibaby es un híbrido entre mochila y fular. Su panel es un círculo de tela de fular que se ajusta al tamaño de nuestro bebé mediante unas anillas. En este caso sí conseguimos un ajuste punto por punto a la espalda de nuestro bebé. Este ajuste hace que sea una opción óptima desde recién nacido.

También he de decir que esta forma de ajustarse a la espalda del bebé, tan diferente a la del resto de mochilas, hace que sea menos intuitiva. Requiere algo más de práctica aprender a usarla que una mochila reformada, por ejemplo. Pero con unos trucos básicos la dominarás en seguida. Y si necesitas ayuda recuerda que puedes contar con una asesora de porteo.

Evolutivas – A partir de 2-4 meses

Cada día encontramos más mochilas evolutivas que, al igual que los mei tais evolutivos, adaptan el tamaño del panel al tamaño del bebé. Pero no dan un ajuste óptimo punto por punto a su espalda. Por esta razón te diría que esperes a usar la mochila hasta que el bebé tenga mayor tono muscular en la espalda. Cuando se siente o se mantenga erguido, por lo menos.

La adaptación del panel se hace mediante tiras, cordones o broches. Así ajustamos la altura y anchura del panel al tamaño de nuestro bebé.

Los tirantes de muchas mochilas evolutivas pueden engancharse al panel o al cinturón. Aunque no en todas. Abrocharlos al cinturón ayuda a hacer menos presión en la espalda el bebé hasta que tiene mejor desarrollo y se sienta por si mismo. También ayuda a que la espalda esté más redondeada, al no tener el tirante presionando.

Dentro de estas mochilas evolutivas encontramos, según las indicaciones del fabricante, modelos adecuados para diferentes edades. Según la medida máxima y mínima del ancho del panel. Las hay desde recién nacidos, desde los dos, tres o cuatro meses y también hay modelos evolutivos para niños grandes. Como es lógico, cuánto antes puedas empezar a usarla antes se quedará pequeña. Muchas veces hay diferentes tallas, fíjate bien en las medidas antes de elegir.

La gran mayoría de estas mochilas suelen estar hechas de tela de fular, que se adapta mejor a la espalda del bebé.

mochila portabebe evolutiva buzzidilmochila portabebe evolutiva fidella

Izq. Foto de mochila Buzzidil con los diferentes ajustes. Dcha. Detalle lazo para ajustar mochila Fidella.

Preformadas – A partir de que se sientan solos

El panel de estas mochilas es fijo y no se adapta al bebé. Son recomendadas a partir de que el bebé tiene un buen tono muscular en su espalda y se sienta por si mismo.mochila portabebe evolutiva

Son las que más fácilmente encontramos en tiendas de puericultura porque fueron las primeras en salir al mercado.

Muchas de estas mochilas tienen “apaños” (cojines o braguitas) para poder utilizarse con bebés más pequeños, pero no es el sistema más adecuado. Estos sistemas lo que hacen es sujetar al bebé, porque el panel es demasiado grande para él. Pero no dan un buen ajuste a la espalda y es muy difícil conseguir una buena posición fisiológica con bebés pequeños.

Es como ponerte un pantalon 2 tallas grande y pensar que por ponerte un cinturón te quedará bien. El cinturón hace que no se te caiga, pero el pantalón sigue siendo grande.

Toddler – A partir del año

mochila portabebe toddler kibi

Son mochilas especialmente diseñadas para portear a bebés grandes. Normalmente a partir del año o 18 meses.

El panel es de un tamaño mayor a las de tamaño estándar, para sostener bien su espalda y llegar de rodilla a rodilla. También suelen llevar tirantes y cinturones más adecuados a pesos más grandes, más acolchados, para mayor comodidad del adulto.

Dentro de las toddler podemos encontrar la emeibaby toddler, mochilas evolutivas y de panel fijo. No es un tipo de mochila en si mismo, sino una talla dentro de cada uno de los tipos.

¿Cómo se usa una mochila?

Es fácil, pero aprende a usarla bien

La forma de uso de una mochila no suele preocupar a las familias ya que son muy intuitivas. Esto es un arma de doble filo. En mi trabajo como Asesora de Porteo veo muy a menudo mochilas ergonómicas muy adecuadas pero mal usadas. Es la falsa seguridad que da lo conocido.

Cuándo compras gel de ducha ¿Miras las instrucciones? Me atrevo a asegurar que no. Todos nos duchamos todos los días y sabemos qué hay que hacer. Pero si el médico te receta uno especial, igual sí lees el prospecto para ver si hay alguna indicación concreta. Con las mochilas pasa un poco eso.

Como todos hemos usado mochilas alguna vez, aunque sea la del cole, tampoco miramos las instrucciones. Ya sabemos usar una mochila. Pero no una mochila portabebés.

Es cierto que no requieren tanto aprendizaje como un fular tejido pero hay que poner un poco de atención e invertir algo de tiempo en leer las instrucciones o ver un tutorial. Saber dónde tiene los broches, cómo funcionan o hacia dónde tirar de las correas. Es tu mochila, tienes que conocerla a fondo.

Así que por favor, si eliges una mochila portabebés, aprende a usarla correctamente. La ergonomía y la seguridad no están en el portabebés, sino en el uso que le damos.

 

Colocación básica

Lo primero es atar el cinturón, como su nombre indica, en la cintura. En el caso de un bebé pequeño colócate el cinturón bastante alto (debajo del pecho) para que su cabecita quede a la altura de tus besos.

Si es una mochila evolutiva debes ajustar el tamaño del panel a tu bebé antes de ponerte la mochila portabebés.

Coloca al bebé a mitad del cinturón y sube el panel por su espalda, sin que queden arrugas. Colócate los tirantes y cierra el broche de la espalda. Ya puedes ajustar las correas a tu tamaño para que el bebé quede bien pegadito a ti.

Como siempre ten en cuenta las recomendaciones del porteo seguro para portear bien.

mochila portabebe

Ventajas de la mochila portabebés

  • Rapidez: no hay que anudar. Solo abrochar el cierre y que haga “click”.
  • Adaptabilidad: normalmente la misma mochila sirve para varios porteadores. Es bastante intuitivo el ajustar el tamaño, normalmente soltando y ajustando las correas. El intercambio entre adultos es rápido.
  • Accesible: la mochila es el portabebés que encontramos más fácilmente en tiendas de puericultura. Asegúrate de que sea ergonómica y adecuada al desarrollo de tu bebé.
  • Simétrica: llevamos el peso repartido en los 2 hombros y en la cintura.
  • Variedad: cada día hay más mochilas con diferentes ajustes, tamaños y acolchados. Seguro que si buscas y pruebas, encuentras la tuya.

Desventajas de la mochila portabebés

  • Falsa seguridad: esa aparente sencillez de uso hace que muchas veces nos despreocupemos de aprender a ajustar la mochila de forma adecuada y podemos ir incómodos.
  • Elementos duros: las hebillas, cierres o incluso el cinturón de las mochilas no siempre son confortables para todo el mundo. Te recomiendo probar antes de comprar y verificar que no te molesta ningún elemento y que llegas con facilidad a todos los broches.
  • Tamaños: el panel no siempre es del tamaño adecuado a nuestro bebé, así que o bien hay que esperar a usarla (si el panel es grande) o hay que renovar por una de tamaño mayor (si el panel es pequeño). Recuerda que también hay que tener en cuenta el desarrollo del bebé.
  • No versátil: el margen para mover o ajustar la mochila es el que den las correas. No permite diferentes colocaciones como un fular, con el que podemos hacer que la tela pase por un sitio u otro según nos resulte más cómodo.
  • Bulto: es un portabebés que ocupa bastante espacio, así que llevarlo en el bolso “por si acaso” no es una opción.
  • Precio: las mochilas suelen tener un precio más elevado que otros portabebés.
  • Recién nacido: hay muchas mochilas evolutivas para recién nacidos y bebés pequeños en el mercado. Sin embargo es preferible esperar a que la musculatura de la espalda del bebé esté más desarrollada.

Como has visto hay multitud de tipos, subtipos y modelos de mochilas. Si quieres que hable más sobre ellas y te las especifique un poco más solo tienes que pedírmelo en comentarios.

¿Te ha gustado? Si es así ya sabes, comparte para poder ayudar a más familias. Compartir es vivir.

Si quieres descubrir más portabebés suscríbete al blog aquí abajo.

Comparte esto:

checklist porteo seguro portabebes

Únete al Club BabyConsulting y disfruta de tu maternidad. Suscríbete al blog y entérate de todo lo que tengo preparado para ti.